21 May
  • By House To Grow
  • Cause in

Cómo aumentar la creatividad en los niños

por Laura Neill

Imagen: Fotografía de Kevin Jarrett en Unsplash

“La imaginación es más importante que el conocimiento. La lógica te llevará desde el punto A al B. La imaginación te llevará a todas partes”. – Albert Einstein

El fin de semana pasado, llevé a mi sobrino de cinco años al parque. Era un día nublado y el parque era muy simple (un par de columpios, una pared de escalada y un viejo barco pesquero sobre su pie de metal). Mi sobrino corrió hacia el barco gritando “¡Te salvaré!”. Le seguí y subí tras él, entonces empezamos a balancearnos en el barco de lado a lado.

Tras un rato, la curiosidad me pudo. “¿de qué me estás salvando, pequeño?” Me miró sin creerse mi estupidez. “Lava… y ¡piratas!” Estaba claro.

Todo el mundo que haya tenido contacto con niños sabrá que son soñadores e imaginativos. Pero los estudios demuestran que la imaginación de un niño es esencial para su desarrollo, es una herramienta que mejora su inteligencia social y emocional, su capacidad de solucionar problemas y sus habilidades analíticas, así como le permite explorar y desarrollar su propia identidad. Los estudios también han demostrado que la creatividad puede ayudar a aliviar el dolor. Así de simple, cuando los niños son capaces de crear, crecen.

En un momento en el que el mercado de los juguetes está saturado con tecnología y productos elaborados, el fomento de la creatividad natural del niño puede suponer un gran reto. He recopilado seis consejos de expertos de todo el mundo para asegurarnos de que la creatividad y la imaginación de nuestros hijos crecen cada día.

  1. Sé creativo con tu hijo

¡Tú eres el protagonista! Un estudio reciente de Journal of Child Development mostraba que con un año, los niños ya están absorbiendo la creatividad de sus padres. Esto significa que antes de que tu hijo comience a hablar o sea capaz de sostener una cuchara, está formando su idea del mundo basándose en tus interacciones. Así que toma el control y muéstrale la magia que existe en cada cosa del día a día. Un mantel puede ser la mejor capa. Un par de tazas, la mejor flota en la bañera. El uso de cosas de la vida cotidiana de una manera creativa, permitirá a tu hijo ver la magia del mundo que le rodea.

  1.      Emplea los llamados “materiales abiertos” (‘open ended’ materials)

¡Buenas noticias! ¡Tu hijo ha nacido siendo un genio de la creatividad por el simple hecho de ser humano! Los humanos somos la especie más compleja y hábil del planeta y con tan solo dos años ya podemos crear nuestras propias herramientas. Puedes incentivar esta creatividad con el uso de bloques, formas, pintura y plastilina para alentar al niño a construir y moldear diferentes formas. Este tipo de materiales se conocen entre los maestros como ‘materiales abiertos’ porque se pueden usar de muchas maneras diferentes. A los niños más mayores se les puede animar con comentarios alentadores y desafíos: ¿Puedes pintar el árbol del patio? ¿podrías construir un túnel con esos bloques? Para aquellos padres que saben que no solo existen los juguetes de las tiendas, el uso de pintura y plastilina puede ser una actividad manual perfecta.

  1.      Estimula tus sentidos

¡No tengo ni un solo hueso creativo dentro de mí! Es algo que normalmente dicen los adultos, y quizás tengan razón. Al fin y al cabo, los huesos son algo que llevamos muy dentro; no podemos verlos o sentirlos. La creatividad es sensorial; se encuentra en la superficie. Hace poco participé en un taller de escritura creativa para jóvenes en el que se les guiaba para que consiguiesen escribir un poema sobre ellas mismas basándose en sus recuerdos sensoriales. Les encantó recoger pequeños momentos mágicos de su vida, como la luz reflejada en un trampolín o el olor del pintalabios de sus madres. Según la psicopedagoga Charlotte Reznick, los cinco sentidos tienen un papel fundamental en la imaginación del niño y no es difícil estimularlos durante el tiempo creativo. La psicóloga afirma que para activar los sentidos de un niño solo hay que sacarle al aire libre: al parque, a la playa, al museo o a la biblioteca. Si estamos leyendo una historia sobre un mundo de fantasía, la psicóloga sugiere que preguntemos al niño cosas como: ¿Cómo podría oler este lugar? ¿Haría frío o calor? ¿Qué animales habría? ¿Qué sonidos harían?

  1.      Elimina la presión

Ser “lo suficientemente bueno” es un concepto de los adultos. Los estudios demuestran que desde los seis años, la creatividad de los niños puede comenzar a verse reprimida por las expectativas de los adultos. Existen diversas opiniones acerca de los comentarios que se han de hacer ante las obras creadas por los niños. Algunos creen que se han de elogiar, mientras otros creen que se debe evitar hacer comentarios acerca de las obras, ya que el arte no necesita recibir la aprobación de nadie. Hay padres a los que les gusta empapelar la nevera con los dibujos de sus hijos, y otros solo muestran las obras si obtienen el permiso de estos. Uno de mis primeros recuerdos como artista fue cuando tenía 5 años, me llenó de orgullo ver a mi madre con un collar de macarrones que yo había hecho mientras se preparaba para irse de cena con mi padre. Debemos aprender a encontrar un equilibrio para apoyar a nuestro hijo, lo que le dará la confianza para continuar creando y, aún más importante, para seguir soñando.

  1.      Fomenta la autonomía

Durante el proceso creativo, la autonomía y la confianza del niño se pueden fomentar incitándole a tomar sus propias decisiones. Si el niño pregunta algo, una buena respuesta puede ser “No sé, ¿qué crees que debemos hacer? ¿Cómo podemos averiguar la respuesta? ¿Crees que hay otra forma de hacerlo?”. Fomentar el liderazgo del niño le permite ganar confianza en su propio criterio. ¿Será la decisión del niño siempre la correcta? Posiblemente, no. ¿Os reiréis juntos del desastre y celebraréis el error como parte del viaje? ¡Sin duda!

  1.      Haz que tu hijo participe del arte

Experimenta con tu hijo. ¿Cómo expresa su creatividad? ¿Le gusta cantar, disfrazarse o dibujar en cualquier trozo de papel que encuentra? Una vez hayas descubierto lo que le gusta, puedes centrarte en ello y apuntarle en programas de arte, música o teatro. Si no estás seguro sobre su vocación, prueba con un programa que tenga un poco de todo. El programa Colouring Dreams* de House To Grow combina terapia artística y música para fomentar el desbloqueo de los talentos creativos de los niños, al mismo tiempo que se les motiva a crear y a seguir sus sueños. Según Pilar López, fundadora de la Fundación House to Grow, “la creatividad es un estado de locura en el que el fracaso está bien visto”.

*El plazo de inscripción para el próximo programa de Colouring Dreams está abierto. Para registrarse, complete el formulario para comunicarnos su interés.

Para más información, mande un e-mail a info@housetogrow.org.

Leave a Reply