DONA AHORA

Pintando Sueños

¿Qué es Pintando Sueños?

Pintando Sueños es una experiencia de desarrollo personal que tiene como objetivo ayudar a los niños con diversidad funcional (física o mental) y enfermedades en el desarrollo del sentido de su identidad.

A través de las propiedades curativas de la Arteterapia, este programa ayuda a los niños a identificar sus sueños en circunstancias desfavorables, conectar con ellos y expresar sus emociones.

Mediante el proceso de dibujar en los pijamas House to Grow, que nuestra fundación ha diseñado para este proyecto, y donde los participantes pintaran sus sueños, los niños crearan un “concepto de sí mismos” dentro de su entorno.

¿Dónde llevamos a cabo el proyecto?

Colaboramos con hospitales, centros de atención a niños terminales y centros de educación especial. 
Contacta con nuestro equipo para llevar Pintado Sueños a tu centro:
niña1
mirandose el pijama1

¿Qué hacemos en Pintando Sueños?

Creamos una experiencia de desarrollo personal, mediante talleres de Arteterapia para niños y jóvenes de entre 4 y 18 años. Durante la experiencia de desarrollo personal hablamos sobre el concepto de los sueños, empleando materiales artísticos para plasmarlos en los pijamas House to Grow.

Los pijamas se utilizan como ancla metafórica, que les ayuda a conectar permanentemente con sus ilusiones y les recuerda que los sueños siempre hay que llevarlos puestos.

En el caso de niños hospitalizados, los pijamas llenos de color e ilusión, hacen que olviden el entorno hospitalario, impactando en su estado de animo de forma positiva.

Impacto

Reduce el estrés.
Aumenta los niveles de serotonina en el cerebro, ayudando en su bienestar y reducción de la ansiedad.
Mejora el estado de ánimo, impactando en los procesos curativos.
Ayuda en la expresión y gestión emocional.
Desarrolla la creatividad.

Resultados del programa

Ayuda a los niños a identificar sus sueños.
Proporciona conocimientos artísticos básicos que los niños puedan aplicar.
Facilita el descubrimiento de la “identidad de sí mismos”.
Anima a los niños en el reconocimiento de sus emociones.
Reduce el dolor y disocia al niño del entorno hospitalario.
Ofrece un ancla para que el efecto perdure en el tiempo.

Gracias a nuestros sponsors y colaboradores