labimg_640_pilar_foto
09 Ene
  • By House To Grow
  • Cause in

Quiéreme mucho, pero quiéreme bien. Violencia de género Vs Autoestima

Maribel Figols sufrió maltratos psicológicos y físicos por parte de su exmarido. La tormenta duró poco debido a que tomó la valiente decisión de abandonar la relación. Tras dejar su natal España, Maribel decidió emprender su nueva vida en Sydney, donde tiene una vida feliz y llena de oportunidades. Hoy es una mujer digna de inspiración.
Pilar López, experta en desarrollo personal, entrevista a Maribel Figols como parte del proyecto “Mujer, tú me inspiras”. ( ver video y artículo abajo).

Ella, era una dulce princesa de sonrisa perenne. Él, se convirtió en el príncipe equivocado. A ella le fascinó su personalidad atenta y cariñosa. A los 16 años el amor se confunde, la inexperiencia fluye y la pasión se desboca.

Empezaron su historia una noche de carnaval, donde nadie es lo que parece; y lo que parece, nada tiene que ver con la realidad. Maribel se dejó querer. ¿Quién podría adivinar entonces, que ese maravilloso hombre se convertiría en su mayor enemigo?

Ironías de la vida, el día que Maribel cumplió 25 años, se dieron el “Si quiero” en una boda religiosa, tal como los padres del novio habían querido que fuese.

Nada parecía presagiar que apenas dos años después de su matrimonio, Maribel se sumaría a esa larga lista demujeres que pasan por la dura experiencia de la violencia de género. ¿Por qué?, ¿qué había cambiado?, ¿dónde quedó ese hombre que la colmaba de detalles?

Como la gran mayoría de estas historias, todo empezó con el maltrato psicológico, donde su agresor la menospreciaba haciéndole sentir que no valía para nada, acosándola y manteniendo el control económico.

Así nos describe Maribel la situación de violencia que sufrió: “Me sentía como una mierda. Como en una jaula donde no podía salir. No veía nada más allá. Me quería morir porque mi vida no tenía sentido. Era una gran sensación de fracaso. Me recuerdo siempre deprimida en la cama y llena de tristeza.”

En un primer momento no le resultó fácil reconocer su situación. Fue necesaria la violencia física para que saltaran sus alarmas y tomara la decisión de abandonar la relación, dejando su casa, sus pertenencias y todo un proyecto de futuro que había durado 12 años.

Esta decisión no fue apoyada en una primera instancia por su familia, que con una mentalidad conservadora y llena de prejuicios, le aconsejaron seguir con su agresor por miedo al “qué dirán”. Sin embargo; con el apoyo de su padre y su prima, decidió seguir adelante con su divorcio, mientras se decía a sí misma: “Mi vida vale la pena. Quiero vivir.”
Maribel aconsejada por la policía y su asistente social se cambió de ciudad, dejando su Tarragona natal en España para instalarse en el sur de Andalucía. Allí empezó desde cero, con nuevos amigos, apoyo psicológico, nuevo trabajo y en definitiva, una nueva vida llena de oportunidades.

Ella nos cuenta que su baja autoestima la llevó a permitir el maltrato. Desde pequeña siempre le habían dicho en su casa que no servía para nada, que no era inteligente y la habían hecho sentir poco menos que nada. Su madre, siempre deprimida, tampoco tenía autoestima saludable. Todo ello le afectó hasta el punto de tolerar conductas violentas por parte de su expareja.
Maribel reconoce que el desarrollo personal la ha ayudado a superar esta experiencia. Hacer yoga, meditación, leer libros de autoayuda y en general trabajar en uno mismo, es clave para sentirse fuerte y llena de energía. Desde ese punto es más fácil tomar decisiones.

Hace dos años tomó la decisión de emigrar a Australia donde actualmente trabaja con niños, una profesión vocacional que la hace feliz. Cuando se mira al espejo, Maribel dice que ve a una chica con ganas de hacer muchas cosas y se siente como una niña pequeña.

Nuestra guerrera dice que titularía su experiencia como una historia de lucha y constancia, que el hombre que ocupe su corazón será alguien que la respete y la valore. Sobre todo, Maribel tiene muy claro que somos nosotras, las mujeres, las que debemos de amarnos y valorarnos como el gran tesoro que somos.

Puedo darme cuenta que aquella princesa se ha convertido en una reina, que su sonrisa se mantiene perenne. Sin embargo; su experiencia ha dejado una huella que le recuerda la importancia de proteger y amar lo más valioso que posee: a ella misma.
La autoestima es la forma en que cada una se valora a sí misma, la suma de cómo se siente respecto a su apariencia, a sus habilidades, a su conducta, cómo integra las experiencias del pasado y cómo se siente valorada por los demás. Es nuestro mundo interno al completo.

Las personas que suelen involucrarse en una relación en la que existe violencia son las que poseen baja autoestima, tanto por parte del agresor como del agredido. La peor secuela psicológica de las víctimas de malos tratos es la baja autoestima que padecen y que llega a hacerlas perder su propia identidad.

El amor hacia uno mismo es una opción: podemos escogerla como la fuerza más potente que existe. Igual que escoges el odio o la rabia que te acercan al sufrimiento, puedes decidir tomar el camino de la paz y la armonía interior.

¿Cuánto te quieres a ti mismo?
Maribel, tú me inspiras

Pilar López

Obra Artística Inspirada en la historia de Maribel

La fotógrafa venezolana Gabriela Villalba se basó en la vida de Maribel Figols para crear la obra fotográfica “Cuando deje de llover”. La artista comentó lo siguiente:

Mientras caminamos, hablamos de política, del clima, de la vida del inmigrante. Comprendí su nostalgia por algunos afectos. Hablamos del amor y el desamor. De las tormentas de su pasado. Entendí su conexión con el mar, el yoga y la meditación. Me encontré con la mirada sincera y la voz pausada de una mujer que no se rinde y que respeta su presente como un impulso para alcanzar sus sueños.

Leave a Reply