12 Feb
  • By House To Grow
  • Cause in

Regreso a la caverna de los sueños

POR NAYARA ARTERO

Un bisonte, un caballo, una cabra, una mano. Según Rafael Montes, en su artículo Teorías interpretativas del arte rupestre, “varias han sido las respuestas ofrecidas por los principales investigadores” para explicar este fenómeno artístico. La teoría de “La Magia” fue propuesta por Salomón Reinach, pionero en la investigación de la Historia del Arte, en 1903; teoría que fue completada por el arqueólogo Henri Breuil y el conde Bégouen. Éstos aseveraban que el arte de las cavernas se vinculaba con “ciertas actividades mágicas relacionadas con la caza […]” (Montes, 2012, p.13). La sociedad paleolítica estaba formada por cazadores nómadas cuya existencia dependía de la continua obtención de alimentos. Por lo que el arte producido en las cuevas debía tener una función práctica de favorecimiento en la caza. Es decir, representaban imágenes de los animales que deseaban cazar o aquéllos a los que necesitaban evitar por su carácter depredador. Este modo de proceder no dista mucho de algunos de los objetivos del, desarrollado a partir del siglo XX, arteterapia; como por ejemplo, el proyecto Pintando Sueños iniciativa de la ONG House to Grow con sedes en Barcelona y Sídney.

Ha habido y seguirá habiendo muchas definiciones, puntos de vista y opiniones sobre qué es el arte. Nunca sabremos definir exactamente qué es el arte, lo que sí es claro, es que el arte “debe contribuir a enriquecer el interior sensible de todo ser humano” (Orcajo, 2011). Partiendo de esta premisa, según la Asociación Americana de Arte Terapia, este proceder creativo “relacionado con la autoexpresión artística ayuda a la gente a resolver conflictos y problemas […], reducir el estrés, aumentar el autoestima y la autoconciencia, y alcanzar la introspección” (AATA, s.f.). “El arteterapia posee en sí mismo un enfoque salutogénico” afirma Carolina Peral, y se convierte en “una vía adecuada para el abordaje del trauma” (2017, p.280). Sin embargo, no es algo que el paciente pueda hacer solo, necesita de un “apoyo social” que en palabras de Van der Kolk “es una necesidad biológica, no una opción, y esta realidad debería ser la columna vertebral de toda prevención y tratamiento” (2015, p.189).

La organización House to Grow, cree firmemente en ésta afirmación. Por ello puso en marcha el proyecto Pintando Sueños, dirigido a niños y adolescentes de entre 4 y 18 años, en hospitales, centros de atención a niños terminales y centros de educación especial. El objetivo de Pintando Sueños es crear una experiencia de desarrollo personal mediante talleres de arteterapia empleando materiales artísticos para plasmarlos en los pijamas House to Grow. Al igual que la caverna del hombre primitivo los pijamas se utilizan como ancla metafórica, como una manera de estar conectados permanentemente a sus ilusiones recordándoles que los sueños hay que llevarlos puestos. Del mismo modo que el entrañable personaje de Windsor McCay, Little Nemo, los niños y adolescentes del Hospital San Joan de Déu y el Centro de Educación Especial L’Estel Can-Bori de Cataluña, no se separan de su pijama, pasaporte al mundo de los sueños, los deseos, las metas, visiones de futuro…, impactando de forma positiva en su estado ánimo, incrementando la resiliencia o capacidad de “hacer frente a las adversidades” (Grotberg, 2008, p.18) y olvidando el entorno hospitalario. “Las terapias creativas son útiles en la elaboración de procesos traumáticos y pueden resultar una vía eficaz para la prevención y resistencia ante las dificultades de la vida” afirma Carolina Peral en su artículo (2017, p.290).

El cáncer infantil no es muy frecuente, “tiene una tasa mundial que oscila entre 50 y 200 por cada millón […]. En España 1 de cada 2.000 adultos es superviviente de un cáncer infantil” (Brown-Sánchez, 2016, p.19) por lo que, un servicio arteterapéutico en el momento de la hospitalización sería muy positivo, pues la experiencia en los niños es muy estresante y traumática y puede prevenir losdaños emocionales (Valladares & Carvalho; 2006, p.2). El impacto en la hospitalización de los niños produce agresividad, mutismo, dependencia afectiva, dificultades en la concentración, fatiga, cansancio, malestar…

Ya sea cáncer u otras patologías, las sesiones de arteterapia permiten “la exteriorización de sentimientos, tensiones y angustias; trabajar la reorganización del medio interno del niño; reconquistar la autonomía perdida; disminuir el dolor y el incómodo físico y estimular su imaginación y creatividad” (Valladares & Carvalho, 2006, p.4). El arteterapia ayuda a que el niño aprenda a expresar sus emociones y sentimientos a través de la materia para aprender a identificarlas y afrontarlas; les otorga esperanza y planes de futuro. Cristina Sánchez, en su Trabajo Final de Máster Arteterapia en la Hospitalización Infantil, confirma: “[…] se observa que las intervenciones […] contribuyen al bienestar en este periodo de tiempo en el que el niño se encuentra más vulnerable y por ello, sería recomendable su implantación en todos los Hospitales” (2013 y p.7).

Según los acuerdos que tengan los hospitales con asociaciones y ONG’s como House to Grow, los niños podrán realizar diferentes actividades. Para más información o colaboración como organización puede hacer clic en el siguiente enlace: http://housetogrow.org/proyectos/pintando-suenos/ o para formar parte del proyecto Pintando Sueños como particular: http://housetogrow.org/pintandosuenos/ Podrá ayudar a que niños enfermos hospitalizados puedan volver cada día a la caverna de los sueños.

Referencias bibliográficas:

Bibliografía:

GROTBERG, E. H. (2008). La resiliencia en el mundo de hoy: cómo superar las adversidades. Barcelona: Gedisa.

VAN DER KOLK, B. (2015). El cuerpo lleva la cuenta. Cerebro, mente y cuerpo en la superación del trauma. Barcelona: Eleftheria.

Webgrafía:

AATA. (s.f.). American art therapy Association. Disponible en http://arttherapy.org/aata-aboutus

BROWN-SÁNCHEZ, N. J. (2016). Historia y aplicaciones del Arteterapia. (Trabajo Fin de Grado). Universidad de Jaén, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, España. Recuperado de: http://tauja.ujaen.es/handle/10953.1/2517

CASABÓ, M. & GARCÍA, A. (2012). Arteterapia y educación emocional. Mini artistas: viaje al centro del corazón. Fòrum de recerca (17) pp. 927- 937. Disponible en http://repositori.uji.es/xmlui/handle/10234/77066

MONTES, R. (2012). Teorías interpretativas del arte rupestre. Tiempo y sociedad, (9) pp. 5-22. Disponible en https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4193609

ORCAJO, A. (6 de Enero de 2011). Tendencias 21. Disponible en http://www.tendencias21.net/arte/El-arte-como-estrategia-visual-comunicadora_a7.html

PERAL, C. (1 septiembre 2017). ¿Podemos prevenir el trauma? Reflexiones acerca del uso del arteterapia como vía para la prevención del trauma y el desarrollo de la resiliencia. Arteterapia. Papeles de arteterapia y educación artística para la inclusión social, Vol. 12. pp.277-292. Disponible en https://revistas.ucm.es/index.php/ARTE/article/viewFile/57577/51869

SÁNCHEZ-ÁLVAREZ, C. (2013). Arteterapia en la hospitalización infantil. Interacciones entre los acompañantes y los niños hospitalizados. (Trabajo Final de Máster). Universidad de Valladolid, Facultad de Educación y Trabajo Social, España. Recuperado de: http://uvadoc.uva.es/handle/10324/3891

VALLADARES, A.C. & CARVALHO, A. M. P. (noviembre 2006). El dibujo del hospital en la visión del arteterapia en los ingresos pediátricos. Enfermería Global, Vol. 5. Pp. 1-13. Disponible en http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=365834731003

Leave a Reply