18 Oct
  • By House To Grow
  • Cause in

Yo no quiero ser normal. Quiero ser extraordinario!

Hoy conocí a Pablo Pineda , un habitante del reino “Un mundo ideal”. Alguien que ha conseguido llenarme con su magia y me ha enseñado que “ser normal” es el camino más rápido hacia la mediocridad. En su mundo no existen las limitaciones, sólo lo extraordinario.

Pablo es el primer Síndrome de Down en ser licenciado, tras obtener un título universitario. Si, Pablo es diplomado en magisterio de educación especial, pero la mejor lección que nos ha enseñado es la de su propia superación.

Un malagueño de 41 años cuya infancia no fue demasiado diferente a la que tiene cualquier niño o niña con Síndrome de Down. Sus padres no lucharon contra este síndrome porque jamás lo vieron como un enemigo. Decidieron tratarlo como uno más de sus tres hijos. Le aseguraron que él tenía las capacidades para estudiar y convertirse en aquella persona que quisiera ser, creyeron en él y él alimento esa creencia día a día.

Ya con un título de Magisterio debajo del brazo, se hizo conocido y apareció en los medios de comunicación por ser el primer europeo con trisomía 21 que completó una carrera universitaria.

Protagonista de su historia

En el 2009, Pablo protagonizo la película “Yo, también”, inspirada en su propia historia, encarnando a Daniel, un trabajador social con síndrome de Down que se enamora de una compañera de trabajo sin discapacidad. Su debut en la gran pantalla le valió el reconocimiento del prestigioso Festival de San Sebastián al ganar la Concha de Plata al mejor actor. El largometraje fue recibido de manera positiva por parte de la crítica.

Pablo, declaró que el film muestra asuntos que hasta ahora eran desconocidos porque “se ven aspectos del síndrome de Down que nunca han salido a la luz. Temas como la afectividad, la sexualidad o el mundo de los sentimientos”.

Mensaje de inclusión

En el 2010 la Fundación Adecco, que participó en el presupuesto de la película, le propuso a Pablo participar en un ciclo de conferencias que realizarían por distintos países para concienciar al público empresarial y a la sociedad en general sobre el trato laboral sin distinción a las personas con discapacidad; fue entonces cuando esta institución sin fines de lucro lo llevaría a explorar una nueva faceta en su vida: la de conferencista, donde habla sobre la inclusión socio-laboral de las mal llamadas personas discapacitadas, puesto que “son personas con capacidades diferentes que tienen mucho que aportar si se les da la confianza”.

Hace dos años, Pablo vuelve a sorprender con la publicación de su libro “El reto de aprender”, obra que reflexiona sobre la educación, enseñanza y el aprendizaje; y en el que relata su propia experiencia de la discapacidad en el entorno educativo. A lo largo de estas páginas habla de lo que ha significado aprender para él y qué entiende por educación, de la motivación, el buen profesor, la familia, los compañeros, los “distintos” en la sociedad, la diversidad, los métodos y las estrategias de aprendizaje.

Sin embargo tras intentar opositar para desarrollar su profesión, la constitución española declara que sólo pueden optar a dicho puesto aquellos cuyas capacidades lo permitan, y en esas naturalmente no esta Pablo, que puede licenciarse como maestro pero nuestra sociedad no le permite ejercer.

Yo me pregunto: ¿Quienes son los normales? ¿Aquellos que creen en ellos y se superan día a día para alcanzar sus sueños, o aquellos que deciden quienes están capacitados para ello?.

Nuestra sociedad tiene un largo camino que recorrer y mucho que aprender de aquellos que llaman ” distintos”.

Aquí os dejo un link de una entrevista a Pablo impresionante.

http://www.cuatro.com/viajandoconchester/temporada-4/programa-3/pablo-pineda/Charla-integra-Pablo-Pineda_2_1977705022.html

Pilar L .Cárdenas

Leave a Reply